La verdadera sanación no es la eliminación de los síntomas, entonces, sino el coraje, la confianza, y la conexión con cada aliento.